Yo siempre quise…

Cuando era niña mi papá me contaba con añoranza que él siempre había querido ser ingeniero petroquímico. La situación económica, en su caso, no fue favorable para dedicarse a su sueño, luego con la edad y los compromisos familiares su deseo se vio frustrado y en algunos momentos incluso se prestaba a reclamo a quien se dejara, a la vida misma. Recuerdo que al escuchar a mi padre expresar la celebre frase: «Yo siempre quise…» me preguntaba «Y ¿Por qué no?» Hace unos meses hablaba con un amigo. Un hombre, a mí parecer pleno: con su carrera en una universidad prestigiosa, viajado, determinado; etc y sin embargo en un momento de la charla sonó una canción y el silencio se hizo. Miró como al infinito y luego de un momento volvió en sí y me confesó: «Yo siempre quise ser músico» Casi me caigo de la silla ¿Cómo? y ¿Por qué no lo haces? De entre todas las razones que me dio, realmente ninguna tenía peso verdadero, es decir que, claro, igual no será el próximo Slash o John Mayer o sí, nunca se sabe, pero lo que es cierto es que si no lo intenta JAMÁS lo sabrá. Entiendo que la sociedad en la que vivimos (sin importar el país) nos rige con normas establecidas que dicen que si tienes determinada edad, sexo, estado civil o condición social deberías hacer, tener, dejar tal o cual o bien dejar de hacer. Es enorme la carga social por encajar. La conciencia de las limitaciones que aplicamos como «razones» para justificar nuestro terror de atrevernos a ir por lo que deseamos por miedo al fracaso, a la burla, pero ¿no es peor la insatisfacción? El despertar y pensar «Yo siempre quise» En mi vida he pasado he ido y venido. He aprendido mucho y quiero seguir aprendiendo, enseñar, llenarme, vaciarme. En mi adolescencia mi papá harto de mis constantes rupturas amorosas me preguntó: «¿Hijita, cuántas veces lo vas a intentar?» Inmediatamente respondí «¡Mil veces!» Lo hice sin conciencia y esa filosofía la he aplicado en mi vida ante cada «fracaso» ¡MIL VECES, LO VOY A INTENTAR Y MIL MÁS SI ES NECESARIO» Porque jamás quiero que mi aliento exhale esas pútridas palabras: «Yo siempre quise…»

Los sueños toman forma cuando existe valor a rabiar para hacerlos realidad. Aquí les dejo esta cita que un amigo de corazón tuvo la nobleza de compartir conmigo el día de hoy.

«Tenemos que obligar a la realidad a que responda a nuestros sueños, hay que seguir soñando hasta abolir la falsa frontera entre los ilusorio y lo tangible, hasta realizarnos y descubrirnos que el paraíso estaba ahí a la vuelta de todas las esquinas»

JULIO CORTAZAR

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s