El sutil arte de mandar (lo que estorba) al diablo

«La valentía es muchas veces entendida como la ausencia de miedo, sin embargo valentía es sentir el miedo, la duda, la incertidumbre y aún así accionar»

MARK MANSON

Alguna vez escuché que el conocimiento llega cuando el alumno está preparado. Hace unos días me enteré quién es Mark Manson, su filosofía en su libro THE SUBTLE ART OF NOT GIVING A FUCK y no pude más que sentirme identificada. Resulta que cada cosa que hacemos en la vida tiene un peso, lo cual impacta en nuestras decisiones futuras y bla bla, pero qué pasa si a esos mismos actos les quitáramos un poquito de seriedad y con esto no me refiero a que nos volvamos indiferentes, sino a que nos sintamos cómodos con quienes somos. Como mencioné en mi publicación anterior en mi último proyecto conocí personas geniales y otras… pues no tanto la verdad y hoy quiero hacer énfasis en ellas, no por ser negativa; sino porque en esta experiencia lo que me quedó claro es que hubo momentos en los que di demasiado crédito a personas u opiniones que me hicieron aún más pesado el tiempo que permanecí ahí. Normalmente soy una persona sonriente, alegre, positiva y no hago diferencias entre un actor famoso o la persona que se encarga de la transportación, para mí todos son igual de valiosos y no por lo que hacen, sino por lo que son: GENTE. Hubo momentos en los que recibí comentarios como «Eres muy abierta» «No debes tratarlos igual, te van a faltar al respeto» «Si sonríes tanto van a pensar que les estás coqueteando» «No te enojes si no te pagan a tiempo» «Quédate callada» No dudo que muchos mal entendieron mis atenciones o mi demanda por un pago justo y acordado previamente. Recuerdo un día que no pude dormir pensando cómo debería de saludar al chófer, me decía a mí misma «Nan, no sonrías, baja la mirada» Empecé a castrarme, a dejar de ser por prestar atención a cosas que realmente no eran asunto mío. Personalmente creo que es sencillo aclarar cualquier mal entendido, sin embargo el tema es cuando es uno mismo quien entiende mal las cosas que vienen de afuera. Y vuelvo al tema sobre la indiferencia porque seguro que muchos dirían «Solo hay que ignorarlos» «Permanecer callado y esperar» pero la verdad es que la indiferencia no soluciona nada. Al escuchar a Mark Manson hablar sobre sentirse cómodo en medio de la adversidad me dije «Este tipo está loco» sin embargo después de meditarlo estoy de acuerdo, con esto no insto a nadie al masoquismo, al contrario, lo que digo es que durante el momento en el que peor lo pasamos es ese el momento del cual aprendemos más de la persona que siempre será la más importante: NOSOTROS MISMOS porque malos compañeros de trabajo existirán en todos lados, situaciones complicadas, jefes déspotas o ignorantes o desconsiderados o todos juntos. El punto es cómo reaccionamos ante eso y qué aprendemos para la siguiente aventura de vida, por que eso tiene la vida, es generosa y nos presenta la misma prueba hasta que logramos superarla; es decir, aprender a sortear cierta situación. Insisto, no digo que sea manda y que tengamos que sufrir innecesariamente, digo que durante esas situaciones en las que no la estamos pasando tan bien analicemos la situación objetivamente (lo más que se pueda, sé que es complicado) y nos preguntemos ¿Vale realmente la pena? ¿Por qué hago lo que hago? ¿Cuál es el objetivo? ¿Estoy cerca del objetivo? Es decir, si lo que queremos es jugar futbol, pero no tengo condición y me cansó y el entrenador me grita todo el tiempo, no me siento bien, pero de algún modo tiene razón y debo ponerme en forma ¿Vale la pena que entrene cuatro veces a la semana, que el entrenador me grite, que me duelan las piernas, que me duela incluso pensar en otra abdominal? Si la respuesta es sí, a darle, pero si por el contrario esa actividad solo es el producto de los deseos de alguien más o incluso nuestra pero cuando vimos lo que significaba ya decidimos que no queremos pagar ese precio, entonces vale la pena renunciar y que digan lo que quieran. Aquí hay que estar preparados para comentarios como «No pudiste» «No era para ti» «Te faltó valor» «Te conformas» «Te gusta lo fácil» y demás clichés y les pregunto ¿No es mejor vivir una vida de acuerdo a lo que deseamos que cumplir las expectativas de los demás? Los demás siempre van a esperar más de otros que de sí mismos. La insatisfacción personal tiende a la realización en el otro y es por eso que debemos estar atentos para tener el valor de mandar un poquito (o un muchito) al diablo a uno, a dos o cien si es necesario. Dejar de preocuparnos por cosas nimias y ocuparnos en lo que realmente nos llene y si eso implica renunciar, incluso a lo que elegimos en un momento ¿Qué más da?

Una amiga me contó este chiste cuando le platicaba mi auto castrante situación sobre el típico caso «Qué va a pensar» y ahí les va:

Una esposa llega con su marido muy preocupada y le dice «La vecina está embarazada» a lo que el marido responde «Es su pedo» entonces la esposa contesta «Pero el bebé es tuyo» y el marido responde «Es mi pedo» la esposa entonces dice «Pero yo soy tu esposa» y el marido contesta «Es tu pedo».

Hay un arte, un arte sutil en no darle importancia a las tonterías, al mandar al diablo lo que nos estorba por mucho que estemos acostumbrados a ello, así que muy buen lunes a todos y felicidades a aquellos que decidan mandar al diablo lo que les estorba que para eso también se necesita valor.

Anuncios

3 comentarios sobre “El sutil arte de mandar (lo que estorba) al diablo

  1. Gracias Nan, que bien es sentirse liberada con aplicar esto en algunas cosas q no tenían importancia en mi vida pero q yo se las di. Hay una canción que me recuerda esto, se llama unwritten de Natasha, “hoy es el día en que nuestro libro comienza, el resto sigue sin estar escrito”

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s