Renuncio.

Han pasado ya más de dos meses desde la última publicación en este espacio y lo primero quiero hacer es agradecer a todos lo que siguen visitando este espacio, a los que recientemente han seguido el blog y a los que me han enviado mensajes para saber cuándo volvería a publicar ¡Gracias infinitas a todos!

La razón por la que dejé de publicar fue que me invadió una tristeza muy profunda, muy vieja. Necesité tiempo para asimilar todo lo que me estaba ocurriendo. Este 2018 me ha significado renunciar constantemente a situaciones, personas, relaciones, hábitos, incluso sueños; sobre todo los sueños en conjunto, de los cuales, asumí, total responsabilidad de su éxito. Durante estos dos meses, inicio mis días perdonándome, agradeciendo otro día de vida y evitando escuchar esa vocecita recriminadora que vive en mí diciéndome «No eres suficiente» «a esta edad ya deberías…» y luego están las voces ajenas «Ya deberías rehacer tu vida» como si no lo hiciera cada segundo que respiro. Verme al espejo y repetirme todas las cosas que escucho en las meditaciones guiadas, las que descubro en mi sicoterapia y las que yo reconozco en cada carrera donde cruzo la meta ha sido un ejercicio constante y tan agotador como hacer sentadillas todos el días, de hecho las llamo «mis sentadillas mentales». Durante estos meses me he descubierto con una esperanza infinita en el amor, no de pareja, porque ese ni al caso, ni con quien; me refiero al amor que me he dado a mí misma y el que recibo de personas que con apenas conocerme me han hecho parte de sus vidas, de sus rutinas y de las cuales he recibido mucho amor.

La muerte física de mi tía Silvia a principios de este año me cimbró; empero muchos decesos estaban por venir. Como escribí en aquella ocasión «Los muertos tienen la fuerza que los vivos les damos» y hoy decido quitarle la vida incluso a aquellos que están vivos y me han hecho sentir ganas de morir.

Hoy sé que aunque me duele,

  • Renuncio a creer en las palabras, le apuesto a las acciones.
  • Renuncio a la virtualidad de las relaciones, quiero presencia.
  • Renuncio a la idea de una familia ausente.
  • Renuncio a quedarme esperando que pase algo que me cambie la vida, prefiero provocarlo.
  • Renuncio a dejar de llorar.
  • Renuncio a escapar de la vida a través del suicidio progresivo de la apatía y la queja constante, propia o ajena.
  • Renuncio a renunciar por cansancio, prefiero descansar.
  • Renuncio a mantener en la mente y en el alma recuerdos inútiles de situaciones que ni siquiera han ocurrido y tal vez nunca sucedan; sobre todo porque no dependen de mí.
  • Renuncio a darle vida a recuerdos vestidos de ilusiones.
  • Renuncio a ser aceptada bajo los preceptos de alguien más.
  • Renuncio a lealtad en solitario, quiero reciprocidad.
  • Renuncio a la sola idea de hacerme la víctima ante cualquier situación presente, mi historia de vida vale mucho.

Y así y todo renunciar, después de todo no se siente tan mal.

Anuncios

9 comentarios sobre “Renuncio.

  1. Dulce prima… Como dices, la vida es una constante renuncia y renovación, es una cadena de lecciones y aprendizaje continuo, una carrera por alcanzar los anhelos y dejar atrás los dolores y pesadumbre… Es morir y renacer… Uno busca lo que necesita, aprovecha lo que le sirve y debería desechar lo que hace lento el andar… Un enorme abrazo y te apoyo en tu nueva visión… Estamos pendientes

    Me gusta

  2. Srta Nancy,

    Estaba esperando una nueva publicación tuya, desde hace un tiempo que soy un acérrimo seguidor de lo correcto de lo incorrecto jejeje me encanta como escribes y la forma en la que expresas lo que ocurre con tu vida. creo que no esta de más decir que tienes todo mi apoyo en lo que sea en lo que te aventures, en fin muchísimas gracias por compartir un poquito de tu vida, un abrazo a la distancia.

    #301

    Me gusta

  3. Ya te lo había dicho, amiga, -Dentro de mis escritores favoritos estás tú-. Siempre me haces pensar, valorar, respirar. Me gusta leerte, son cartas de amor las que escribes para mí, para nosotros. Te quiero, te admiro, te respeto. Algo me dice que muy pronto nos vamos a abrazar. Besos y abrazos con tanto amor. ¡¡¡ G R A C I A S P O R E S C R I B I R !!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s