NOMÁS HOY

“A ver, a ver ¿dónde nos quedamos?” Eso fue lo que pensé antes de escribir esta nota. Revisé mi propio sitio, ajá, para ver dónde le había puesto la pausa y bueno, lo último que les compartí fue sobre el medio maratón de Guadalajara, el cual me dejó lesiones en la panza que después de dos meses ya sanaron. Según las palabras de amigos cercanos “conquisté otra meta” sinceramente no sé, ni me siento que haya conquistado nada. Esa meta sólo me anuncio los 21K restantes; así es, la siguiente meta la veré después de 42K y será en Ciudad de México Hoy, ajá apenas tío Luis, apenas, no me friegues más, me inscribí al XXXVII Maratón de la Ciudad de México.

Entre otras cosas que han sucedido es que me fui de vacaciones, gracias a los observadores que notaron que la reseña empiernada de esta semana se ve bronceada, así es, una semana en la playa fue la relajación que encontré después de un año de carreras emocionales, profesionales y en las pistas, por supuesto.

Después de ese auto exilio comencé a recoger los pedazos que dejé tirados en distintas libretas mientras escuchaba una lista de reproducción sugerida por YouTube según mis preferencias. Todo iba genial en mi fantaseo hasta que escuché el coro de la canción Hope de Chainsmokers “That wasn´t love, that wasn´t love, that was just hope” y solté la libreta en turno. Escuché la canción varias veces y me quedé pensando cuántas veces eso que he llegado a sentir como amor ha sido más bien esperanza, como dice la canción, o bien otra cosa, pero no amor y luego me quedé patinando en ¿qué es amor para mí? Sin duda el amor proporciona una especie de esperanza, de fuerza. Llevaba un mes sintiéndome enamorada, las vacaciones intensificaron esa sensación y volver a escuchar un “Te amo” me hizo vibrar. Analicé toda la situación pasada, repasé los detalles y con seguridad me respondo “sí, me enamoré” exacto pasado y como dice el buen José José “ya lo pasado, pasado”. Hoy me doy cuenta, con enorme gusto, que ya sé amar con mi corazón en su lugar, que puedo decirle a la Vida de frente y sin miedo que le daré exactamente lo mismo que ella me dé y que estoy en paz con eso. Entendí, por fin, que Ayer ya fue y que mañana no existe, tengo Hoy, es todo lo que tengo y de hoy depende, eso sí, mi Mañana.

En las próximas publicaciones les cuento sobre:

El fraude

La lista que me “quemó” la Vida.

El gran proceso al que me someteré junto con tío Luis, Maira y Sam para el próximo 25 de agosto en el maratón de CDMX.

Gracias a todos por sus mensajes preguntado cómo estaba, dónde andaba y mil gracias por entender mi silencio.

Mil gracias a la Esperanza de Ayer. Hoy acaba de empezar y Mañana… Mañana ya veremos.

Los invito a que se suscriban al sitio locorrectodeloincorrecto.com

Instagram @nan_oviedo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s