26

Día 26. Sigo con las secuelas de mi lesión en los pies. El dolor se intensifica en los talones, sobre todo en el talón derecho. Sonó el despertador a las 5am y me dije «Nan, no maaaaaaa, hoy no trabajas, duérmete» y como soy muy obediente, me dormí hasta las casi 10am. Puse las piernas en alto porque sentía que los pies me ardían, pasó poquito el dolor. Me alegra mucho que puedo caminar despacito, como el regueton, pero camino. Me cambié y fui al gym a entrenar la parte de arriba. Hoy me siento mucho mejor que ayer sobre todo anímicamente. Ayer estaba de una sensibilidad tremenda que cuando hablé con mi Amo le pedí encarecidamente que midiera los decibeles de su tono  porque yo estaba que me soltaba a llorar por todo. Tan lindo, sí los midió.

Esta semana no voy a correr nada, estaré en rehabilitación. Mis pies en cubetas con hielo para que se desinflamen las plantas de los pies, ejercicios de estiramiento y honrando mi cuerpo, cuidando de él. Reflexioné nuevamente lo que les compartí en el día 42  sobre mis lesiones, lo que me ha traído hasta acá en las condiciones en las que estoy. Un día la Abogasnter me dijo «Háblale a tu cuerpo» y hoy me levanté dandole las gracias por todo lo que me ha permitido hacer, donde me ha llevado, lo fuerte que es, lo útil. Aprecié todas mis cicatrices y les dices las gracias. Siempre creí que tenía pies feos, después de no poder caminar, me di cuenta que tengo los pies más lindos, más funcionales, las caminadores, mis pies son míos y los amo. Hoy traigo la chancha, soy mexa obvio la chancla forma parte de mí je je.

Lo que sentía ayer era mucha frustración porque ya había corrido 30K, 35K y sin problema. Salí de casa segura de que 18K serían pan comido, pero no. Este dolor me recuerda que todo lo que haya logrado antes, ya no existe, ya pasó. Cada día los pasos son nuevos, las rutas cambian y lo que me toca es estar atenta al camino, a los hoyos porque siempre existe la posibilidad de caer en uno.

No sé por qué rayos me pasó esto, venía corriendo muy bien, sin embargo en este ejercicio de agradecimiento, doy las gracias a este dolor que me habla, no sé bien qué dice, pero estaré atenta esta semana de descanso con hielo, analgésico y letras honrando mi hermoso cuerpo evitando cualquier crítica al misma. Mi cuerpo es perfecto con cicatrices, con la uña casi inexistente del dedo pequeño de mi derecho, con mi pancita, con la cicatriz de mi frente, con todo, con todo mi cuerpo es hermoso y perfecto.

Flojerometro: Perfectamente agradecido

Los invito a que se suscriban al sitio locorrectodeloincorrecto.com

Instagram @nan_oviedo

Foto de @wolf_pher

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s